Antropologia

LA FAMILIA Hemos senalado en varias oportunidades que la persona es un ser social: necesita de los demas para desarrollarse y, en definitiva, para ser feliz. La familia constituye el orden social basico de toda persona. Es la primera, primitiva y fundamental manifestacion social del hombre. Sobre ella, se construye todo el resto de la sociedad organizada.

El problema radica en determinar con precision el concepto de familia; que se ha tergiversado, fundamentalmente, por el relajo moral de la sociedad. Se ha buscado ampliar lo que tradicionalmente se ha entendido como familia, con el fin de camuflar inconsistencias en sus aspectos fundamentales. Asi, hoy se habla del “grupo familiar” compuesto por quienes viven bajo un techo comun o comparten algun tipo de linaje o parentesco, aunque tengan escaso contacto entre ellos.

El matrimonio, como base de toda familia bien constituida, esta en entredicho por una parte importante de la poblacion; que, lamentablemente, ha logrado imponer sus criterios y lograr conquistas juridicas que han debilitado a la familia y, de paso, han torcido la mano al derecho como garante del cuidado y proteccion de las mas sagradas instituciones naturales. Urge, en consecuencia, conocer cuales son los elementos esenciales de la familia, sus fines y

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
su funcion social.

Para Rafael Gomez Perez, la familia, en su sentido mas amplio, es “la union estable o permanente de un hombre y una mujer para la transmision de la vida”71, lo cual implica que es de origen natural; no es una creacion ni del derecho ni de los Estados y pende del matrimonio como base y fundamento, cuya extension natural son los hijos. En consecuencia, no puede constituirse una familia sino es a partir del Matrimonio. LA FUNCION SOCIAL DE LA FAMILIA La familia es, en si, una pequena sociedad y “da origen a un conjunto de relaciones interpersonales que son, de hecho, la primera escuela personal y social del individuo.

Las relaciones conyugales, las de paternidad y maternidad, las de filiacion y hermandad permiten a la persona operar en planos distintos y a la vez unidos en una raiz comun. ” Habiamos senalado que la familia es la base fundamental de la sociedad, puesto que esta se construye a partir de aquella; es esencial para la construccion de otras comunidades e instituciones intermedias entre la familia individualmente considerada y el Estado. Sin familia no puede existir una sociedad politicamente organizada, debido a que la primera es anterior por naturaleza.

Esto obliga al Estado a respetar, proteger y propender al desarrollo y perfeccionamiento de la familia por ser un derecho inalienable; esta, a su vez, debe exigir el respeto de estos derechos y de la adecuada independencia para el cumplimiento de las funciones que le son propias. En definitiva, la familia tiene que crear conciencia de su importancia en la sociedad, asumiendo la responsabilidad de transformarla en todo aquello que atente contra su esencia. Ademas, a partir de la familia urgen otra serie de instituciones intermedias que apuntan al bien comun de la sociedad en general, como instituciones religiosas, educacionales, empresas, etc. No obstante, en la actualidad se siente la falta de asociaciones tendientes a fortalecer la familia y sus derechos, lo cual no sucede en otros ambitos como, por ejemplo, el de las relaciones laborales. La legislacion sobre familia se ha centrado en regular los aspectos patrimoniales que surgen de la vida conyugal, mas que atender efectivamente a las nocivas consecuencias morales que trae su ruptura de lo cual, las familias, tienen buena cuota de responsabilidad. Cuales son los derechos de familia que la sociedad debe cautelar? Los principales son: – El derecho a fundar una familia, mantenerla dignamente y procrear la cantidad de hijos que los padres elijan libremente – El derecho a educar a los hijos sin imposiciones estatales respecto a la forma de hacerlo. Esto implica el respeto a las creencias y tradiciones familiares. – Derecho a la intimidad conyugal y familiar. – Derecho a exigir que la autoridad politica adopte permanentemente las medidas legales y administrativas tendientes a fortalecer la estabilidad del vinculo matrimonial. Derecho a profesar libremente las creencias religiosas y politicas, asi como la posibilidad de difundirlas. – Derecho a la integridad fisica y psiquica de la familia, estableciendo condiciones para un ambiente social seguro. – Derecho a la salud y a una vivienda adecuada. Ello no implica que el Estado este obligado a “regalar” estos bienes, pero si a subsidiar en caso que las circunstancias de un determinado grupo familiar lo ameriten. – Derecho a ser debidamente representados ante la autoridad por medio de las asociaciones publicas y/o privadas que se creen para este efecto. Derecho a la proteccion de los menores de todo aquellos que sea un riesgo moral para su adecuado desarrollo; como por ejemplo, la drogadiccion, pornografia, alcoholismo, etc. – Derecho a emigrar hacia donde se estimen habra mejores condiciones de vida. – Derecho a que, cuando sean ancianos, reciban un trato en condiciones de vida dignas. El adecuado cuidado y fomento de los derechos antes senalados no solo se consigue con leyes apropiadas, sino mediante la valoracion social de la familia cuya estabilidad hoy esta amenazada. Sin ello, no podra cumplir la funcion social que el es propia: ser el nucleo fundamental de la sociedad.

EL MATRIMONIO El matrimonio es una union, pero no cualquier union: es entre un hombre y una mujer, que conciente y libremente han optado por contraer este estado. Sin conciencia ni libertad del compromiso asumido, el matrimonio –en estricto rigor—no existio jamas. Las uniones de personas entre un mismo sexo no son matrimonio puesto que, por naturaleza, no forman familia; entre ellos se carece del complemento necesario para desarrollar cada uno de los elementos sobre los cuales se construye el matrimonio y la familia, siendo el mas palpable la imposibilidad de reproducirse.

La indisolubilidad del matrimonio, esto es, que sea para toda la vida, “esta exigida tanto por la unidad como por el bien de los hijos, que son fruto natural del matrimonio”. Ello requiere absoluto compromiso de los contrayentes en orden a perpetuarlo mientras ambos vivan, mas alla de las dificultades que aparezcan en el camino, ya que el hombre no puede desarrollarse sino es a traves de la estabilidad. La persona tiende a lo estable y huye de lo inestable porque, a la larga, es fuente de destruccion y miseria. El matrimonio es pilar de la familia que, a su vez, es el nucleo fundamental de la sociedad.

No puede existir sociedad sin familia ni esta sin matrimonio. Este ultimo, a su vez, no puede subsistir en medio de la inestabilidad. El matrimonio requiere estabilidad y ello solo se consigue mediante la indisolubilidad. Si, de entrada, el matrimonio es pasajero, la familia tambien lo sera; y, en definitiva, la sociedad perecera por la debilidad de sus fundamentos. Es como un edificio que requiere una buena excavacion (matrimonio) sobre la cual establecer los cimientos (familia) que seran aquellos del edificio (sociedad).

Si la excavacion es poco profunda, el edificio se vendra al suelo. A su vez, la indisolubilidad del matrimonio como condicion de estabilidad del mismo, generara las condiciones adecuadas para el sano crecimiento de los hijos. De lo contrario, estos ultimos pagaran las consecuencias de algo sobre lo que no tienen culpa. La falta de una imagen materna o paterna puede generar graves repercusiones psicologicas y afectivas en los hijos por el resto de sus vidas, resultando muy dificiles de superar.

La evidencia empirica en paises donde existe un alto numero de divorcios muestra lo debilitado que esta, no solo el concepto de familia, sino tambien los lazos familiares. Y como ello afecta a la sociedad en general. Sabemos que el matrimonio es una union entre un hombre y una mujer que tiene el caracter de indisoluble. Toca referirse a sus fines. PRIMER FIN DEL MATRIMONIO: LA TRANSMISION DE LA VIDA. El primer fin del matrimonio es la procreacion, esto es, transmitir la vida a fin de preservar la especie humana. “La transmision de la vida es posible mediante la virtualidad de un dimension central de la persona: la sexualidad”.

Quienes contraen matrimonio deben tener la actitud fundamental de estar abiertos a la vida como fruto de una actividad sexual ordenada y responsable, puesto que eticamente sexualidad y reproduccion deben ir asociados. Quien contrae matrimonio sin la intencion de desarrollar en el su vida sexual fruto del amor a su conyuge, atenta contra la esencia de esta institucion. Lo mismo ocurre con quienes, consciente y voluntariamente, no quieren tener hijos. La sexualidad ordenada solo se vive dentro del matrimonio, porque es fruto del amor conyugal y se realiza dentro de un orden que tiende al fin para la cual fue creada: la reproduccion. El sexo tiene, como finalidad intrinseca y especifica, la transmision de la vida, la reproduccion y, de este modo, la perpetuacion de la especie. Pero en el hombre (y la mujer) la sexualidad no se agota en lo biologico o en lo fisiologico, sino que esta directamente conectada con el amor, que es una pasion. Como pasion, el amor es un movimiento de la sensibilidad, pero en el hombre la sensibilidad es inseparable de lo especifico humano: la inteligencia y la libre voluntad. ” Esto explica, tambien, porque el matrimonio solo puede ser entre un hombre y una mujer. El hombre ha sido creado varon y hembra, con caracteristicas sexuales distintas y complementarias”, que no se dan en personas del mismo sexo; impidiendoles, por tanto, procrear. No obstante lo anteriormente expuesto, no se puede pasar por alto la realidad ineludible de la existencia de matrimonios que, deseandolo, no pueden tener hijos. Esto ha servido a algunos como argumento para senalar que la procreacion no esta en la esencia del matrimonio y, de paso, lo utilizan como una herramienta de defensa para elevar a la categoria matrimonial las uniones homosexuales.

La respuesta al problema planteado no requiere, en realidad, de grandes analisis. Dentro de los fines del matrimonio esta procrear y ello se cumple con la disposicion de los conyuges a tener hijos nacidos en forma natural, esto es, producto del ejercicio de la sexualidad sana y amorosa enmarcada dentro del vinculo matrimonial. No significa, en consecuencia, que necesariamente deban tener hijos; ya que pueden existir defectos fisicos o enfermedades que lo impidan. Lo importante es estar abierto a la vida.

En este sentido, hay que tener claro que el matrimonio que no puede tener hijos por las razones antes explicadas igualmente es familia, como lo es tambien aquel que aun no ha tenido hijos pero que esta dispuesto a tenerlos en cualquier momento. Por otra parte, cada matrimonio debe ser responsable en la procreacion de los hijos. Recordemos que al tratar la felicidad explicamos que toda persona requiere un minimo de bienestar para ser feliz, lo cual esta dado por una serie de condiciones materiales y espirituales que permitan su desarrollo.

Todo padre y madre debe procurar lo mismo de sus hijos, desarrollando una paternidad responsable. Esto exige ser doblemente cuidadoso, aunque siempre en el contexto de una generosa apertura a la vida. En primer lugar, un matrimonio no puede tener mas hijos que aquellos que buenamente podra cuidar, educar y mantener en condiciones dignas (cuestion que, es evidente, habra de ponderarse en cada caso. El refran popular “donde caben dos caben tres” refleja un criterio muy certero).

En segundo lugar, los mecanismos para controlar la cantidad de hijos no pueden alterar la esencia del ejercicio de la sexualidad humana, esto es, no puede implicar la practica de relaciones sexuales que no esten abiertas a la vida; para lo cual existen metodos naturales de planificacion familiar altamente efectivos si se llevan a cabo adecuadamente. Finalmente, cabe reflexionar que la tolerancia social a la relajacion sexual, que mira como “normal” actitudes como las relaciones prematrimoniales, el adulterio, la prostitucion u otros desordenes, atenta contra la persona, el matrimonio, la familia y, en definitiva, la sociedad. sociarse, la libertad de trabajo, los seguros sociales, etc. , surgen de aquello. Sin embargo, hay que tener cuidado con tanta proteccion, puesto que ello ha derivado en cierta desproteccion de los trabajadores al imponer demasiadas trabas al trabajo so pretexto de condiciones mas justas. No debemos olvidarnos que la persona esta en el centro de la actividad productiva y, por lo tanto, “el trabajo esta en funcion del hombre y no el hombre en funcion del trabajo”. Esto implica que, en definitiva, lo mas importante del trabajo es que lo realiza una persona, y este es el nucleo esencial para su valoracion.

Lo que esta en juego es la dignidad humana ya que el hombre se autorrealiza por medio del trabajo. Esto exige crear condiciones adecuadas para trabajar y para que la persona, libremente, pueda elegir en que area quiere aportar con su trabajo ya que, en definitiva, es su vocacion la que esta en juego y, por lo tanto, su felicidad. Mientras el hombre no encuentre un sentido al trabajo (al igual que los demas aspectos de la vida), no sera capaz de ver en este un medio de desarrollo personal y familiar, puesto que “el valor del trabajo no radica en lo que se hace, sino en quien lo hace, es decir, en a persona y para que lo hace”. SEGUNDO FIN DEL MATRIMONIO: LA EDUCACION DE LOS HIJOS. Anteriormente senalamos que el pilar de la familia es el matrimonio; y que, a su vez, uno de los fines de estos ultimos es la procreacion: tener hijos. Pero los hijos nacen en la total indefension, razon por la cual necesitan de los cuidados de sus padres desde antes de nacer hasta que puedan subsistir por si mismos. Toda esta asistencia paterna y materna tendiente a dotar a los hijos de los instrumentos necesarios para el adecuado desarrollo material y espiritual es lo que llamamos educacion.

La educacion es un fenomeno complejo por la gran variedad de aristas que lo componen. De acuerdo a Gomez Perez, comprende el aspecto fisico, el intelectual, el moral, la sensibilidad, la educacion de los sentidos; la ensenanza y el aprendizaje de habitos, asi como la transmision de contenidos. 80 Los padres deben poner especial cuidado, atencion y esfuerzo en educar a sus hijos junto con proveer a sus necesidades materiales y espirituales, en la medida que les sea posible, con miras a que estos puedan usar rectamente de su razon y de su libertad.

Para que los padres sean buenos educadores y puedan cumplir adecuadamente este primordial fin del matrimonio, deben captar la esencia de la buena educacion y, sobre todo, practicar con el ejemplo. ?Donde radica, primeramente, el derecho y el deber de educar a una persona? En su familia. El Estado o la sociedad civil no pueden arrogarse esta facultad y, solamente, ingresara en el ambito educativo de las personas cuando las familias se vean sobrepasadas, creando directamente o promoviendo la instalacion privada de instituciones de apoyo a la labor educativa de los padres tales como escuelas, universidades, movimientos religiosos, etc.

Como vimos anteriormente, la educacion es un fenomeno complejo. Por ello, la familia es la primera educadora, pero no la unica; eso si, los padres tiene un rol decisivo en el tipo de educacion que quieren para sus hijos. Es lo que se denomina el principio de la subsidiariedad, donde el Estado ampara y promueve el desarrollo de los grupos intermedios, entre los cuales se encuentra la familia. 1 La intromision indebida del Estado en la educacion de las personas, a traves de politicas sociales inadecuadas, puede traer graves consecuencias en la estabilidad de la familia y en la integridad de las personas; que, aun, no tienen un criterio formado. Lo anterior se muestra de manera clara, por ejemplo, en las campanas de educacion sexual o de prevencion de enfermedades de transmision sexual, como el Sida; donde, en la practica, se esta negando a la familia la opcion de educar a sus hijos en la sexualidad responsable, so pretexto que se obedece a razones de politicas de salud tendientes al bien comun.

TERCER FIN DEL MATRIMONIO: EL AUXILIO MUTUO. Recordemos que, para que exista matrimonio, un hombre y una mujer deben elegir libremente, y por amor, compartir su vida con el otro u otra para iniciar un camino juntos que durara toda la vida, cuyos fines ya hemos esbozado. En consecuencia, el acto primero indispensable para contraer el vinculo matrimonial no son los hijos que puedan venir, sino que es el amor mutuo. “Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne” (Gn 2,24).

Tanto marido como mujer dejan, al contraer matrimonio, a su anterior familia y todas las seguridades que ello conlleva, para formar una nueva familia que dependera de ellos. Todo el apoyo material y espiritual que recibian constantemente de sus familias de origen pasa a recaer en el conyuge quien, por amor, asumira las alegrias y dolores de su esposo o esposa para hacerlo propio hasta que “la muerte los separe”. El matrimonio, en consecuencia, no se reduce ni remotamente a la alegria de la noche de bodas.

Muy por el contrario: en ese momento se inicia un largo camino, lleno de incertidumbres, donde juntos deberan asumir muchas responsabilidades cuya real dimension todavia no conocen. Indefectiblemente vendran problemas de distinta indole: economicos, laborales, de salud, con los hijos, etc. Es ahi donde necesitaran del otro para que los apoye incondicionalmente, en aras de un bien superior. Auxiliarse significa ayudarse. Cada conyuge, al contraer matrimonio, adquiere un compromiso de constante ayuda hacia el otro en todos los aspectos de su vida.

Se transforma en un soporte permanente que le permite asumir los desafios que implican construir familia, junto con darle todo el apoyo que necesita en los momentos de dificultades. Lo anterior solamente se consigue desde la base del amor mutuo y la certeza que ambos comparten los mismos intereses superiores; gracias a ello podran aunar fuerzas para disfrutar la vida en comun, enriquecerla y, en la adversidad, soportar cualquier dificultad sobreviniente.

El auxilio mutuo implica, a su vez, una paridad entre los conyuges: se miran como iguales ya que, ademas de poseer la misma dignidad, ambos estan para servir. No existe uno que este sobre otro y las funciones naturales que a cada uno corresponde dentro de la familia pueden variar e intercambiarse si las circunstancias asi lo requieren. Por ejemplo, si la mujer generalmente cuida de los hijos, puede que tenga que buscar un trabajo remunerado por problemas economicos derivado de la falta de trabajo del marido, una enfermedad, etc.

Pero el auxilio mutuo no se refiere solo a apoyar en el dolor al otro o soportar dificultades juntos como una enfermedad de un hijo, etc. Implica, sobre todo, una preocupacion diaria porque el conyuge este bien, procurando establecer condiciones que permitan su desarrollo humano. Solo asi, el matrimonio podra ser camino de felicidad. Quien no esta dispuesto a vivir por el otro en el matrimonio, no esta en condiciones de contraer este vinculo; ya que el egoismo no cabe en la vida de esposos.

Al casarme decido libremente entregar mi libertad a la persona amada y viceversa; y es en esa comunion de intereses donde se consigue la armonia matrimonial y la felicidad. En interesante observar a matrimonios que han permanecido mas de 50 o 60 anos juntos y se ve en sus ojos que son plenamente felices. ?Que hace que hayan perdurado tanto tiempo? Que cuando uno ha necesitado al otro, para lo que sea, siempre ha estado ahi y, en los momentos de dificultad, siempre han enfrentado los problemas de a dos, superandolos de la misma manera.

EL TRABAJO Hemos senalado en repetidas oportunidades que el hombre es imperfecto pero perfectible. Nacio siendo potencia y, durante el transcurso de su vida, muchas de ellas (no todas, ni siquiera la mayoria) las transformara en acto. En este camino, toda persona se da cuenta que es limitada y “necesita” esto o aquello para perfeccionarse a si misma y, de paso, a los demas que forman su grupo familiar; para, con ello, contribuir decisivamente al desarrollo de la sociedad. Esta tarea se consigue mediante el trabajo.

En definitiva, el trabajo es un sello natural y distintivo del hombre, ya que las especies pertenecientes a los niveles de vida inferiores no tienen la necesidad de trabajar en el sentido humano. Con los elementos anteriormente analizados, podriamos aproximarnos a una primera definicion de trabajo. Este consiste en el esfuerzo humano por elaborar bienes a traves de la transformacion de ciertos elementos, que permitan la satisfaccion de las necesidades del hombre. En efecto, el trabajo esta asociado en primerisimo termino a la necesidad, entendida esta como la carencia consciente y asumida de algo.

La falta de algun bien que asumo como util para suplir alguna deficiencia en el cuerpo o en el espiritu, me lleva a necesitarlo. Sin embargo, algo que a unos les parece imprescindible, para otros puede no ser necesario, como por ejemplo los zapatos: cualquier persona de sano juicio que vive un una cuidad no concibe caminar descalzo por las calles puesto que, de lo contrario, se lastimaria los pies; no ocurre lo mismo con los miembros de determinadas tribus africanas que, desde tiempos inmemoriales, transitan descalzos sin que concientemente sientan la necesidad de usar zapatos.

Si una persona siente la necesidad de un bien es porque le falta, carece de el y la naturaleza por si sola no es capaz de proporcionarselo. En consecuencia, hay que producirlo. Eso solamente se consigue con el trabajo del hombre que, mediante el uso de la inteligencia y la voluntad, crea desde lo que la naturaleza ofrece alternativas ingeniosas de produccion de bienes y servicios destinados a satisfacer las necesidades humanas. Sin embargo, las necesidades de los hombres son tantas y tan variadas que no existen medios suficientes para satisfacerlas adecuadamente para todos por igual.

La economia es la rama de las ciencias sociales que estudia el fenomeno economico consistente en buscar la forma de satisfacer las necesidades ilimitadas de los hombres con los recursos disponibles que son, siempre, limitados. O cuando menos escasos. Esto lleva a un problema aun sin solucion, ya que muchas personas tienen menos de lo que necesitan y, por lo tanto, viven en condiciones de miseria que atentan contra su dignidad. Al contrario, a unos pocos les sobra al punto que dilapidan bienes en supuestas necesidades que no son mas que caprichos superfluos.

Necesidad, trabajo, esfuerzo, produccion y bienestar van de la mano. Puesto que el hombre tiene necesidades que satisfacer, debe trabajar colocando su esfuerzo en producir bienes y servicios suficientes para mitigar el impacto de su cuerpo y espiritu necesitado, otorgandole bienestar; que, mirado a gran escala, debe extenderse a toda la sociedad. De esto ultimo se encarga la economia. El trabajo implica esfuerzo. Sin embargo, sus frutos no son necesariamente equitativos entre todos quienes participan en el proceso productivo. El trabajo genera riqueza, pero esta no llega a todos por igual.

Esto, que ha ocurrido siempre, es la fuente de los mayores conflictos sociales de la humanidad y, de paso, de la erronea percepcion que muchos tienen del trabajo al verlo como un castigo imposible de sortear. ?Cuantas personas quisieran no trabajar? En una respuesta irreflexiva; muchos optarian por esta alternativa. Sin embargo, el trabajo humano es sinonimo de desarrollo personal por lo que, al pensarlo mejor, es dificil encontrar a alguien que en el fondo de su alma no quiera trabajar ya que ello implica un atrofiamiento de sus capacidades. Muy por el contrario, basta ompartir con alguien que ha estado mucho tiempo sin trabajo para comprender el inmenso sufrimiento y frustracion que lo embarga porque siente que no se esta desarrollando como persona. El problema esta en asociar el trabajo con la unica finalidad de obtener los recursos economicos para vivir y poder mantener a quienes estan a cargo del trabajador, sin darle un sentido. Es cierto que, lamentablemente, la necesidad lleva a una gran mayoria a trabajar en areas que no son de su gusto, con agotadoras jornadas laborales que en definitiva atentan contra su vida familiar e, incluso, en contra de su salud.

Esta sensacion negativa del trabajo florecio a partir de la revolucion industrial, fomentando la lucha de clases entre los duenos del capital y los trabajadores. La Iglesia Catolica, a fines del siglo XIX, levanto la voz ante esta inhumana situacion, cuando el papa Leon XIII promulgo la enciclica Rerum Novarum. Asimismo, el derecho laboral, como una rama independiente del derecho, surgio del grito de la poblacion por establecer condiciones de trabajo mas justas que tendiesen a humanizar el trabajo y a poner a la persona como el centro del fenomeno productivo.

La limitacion de la jornada laboral, mayor tiempo para el descanso, la proteccion de las remuneraciones, la posibilidad de asociarse, la libertad de trabajo, los seguros sociales, etc. , surgen de aquello. Sin embargo, hay que tener cuidado con tanta proteccion, puesto que ello ha derivado en cierta desproteccion de los trabajadores al imponer demasiadas trabas al trabajo so pretexto de condiciones mas justas. No debemos olvidarnos que la persona esta en el centro de la actividad productiva y, por lo tanto, “el trabajo esta en funcion del hombre y no el hombre en funcion del trabajo”84.

Esto implica que, en definitiva, lo mas importante del trabajo es que lo realiza una persona, y este es el nucleo esencial para su valoracion. Lo que esta en juego es la dignidad humana ya que el hombre se autorrealiza por medio del trabajo. Esto exige crear condiciones adecuadas para trabajar y para que la persona, libremente, pueda elegir en que area quiere aportar con su trabajo ya que, en definitiva, es su vocacion la que esta en juego y, por lo tanto, su felicidad.

Mientras el hombre no encuentre un sentido al trabajo (al igual que los demas aspectos de la vida), no sera capaz de ver en este un medio de desarrollo personal y familiar, puesto que “el valor del trabajo no radica en lo que se hace, sino en quien lo hace, es decir, en la persona y para que lo hace”. LA SOCIEDAD Que el hombre sea un ser social significa que tiene una marcada vocacion social, es decir, solamente puede alcanzar un desarrollo armonico en sociedad. Solo, el hombre no podria actualizar sus potencias, ya que desde que nace requiere del cuidado de otros.

Esto se refleja no solo en la familia, sino en toda la infraestructura existente a su disposicion, la cual es fruto del trabajo mancomunado de los hombres agrupados en sociedad que colaboran con sus capacidades por el bien de los demas que, en su mayoria, nunca conoceran personalmente. La familia es la base de la sociedad. Constituye la dimension mas pequena de vida social que experimenta una persona. A su vez, la sociedad es el ambito mas amplio de interaccion humana que, por su complejidad, requiere una organizacion especial tendiente al bienestar de sus miembros. Es lo que se denomina el bien comun, el cual analizaremos mas adelante.

La sociedad es eminentemente inclusiva, es decir, acoge a todos sus miembros sin distincion de sexo, raza, posicion social, politica o economica. A su vez es compleja, puesto que debe tender a organizarse de tal manera que todos sus miembros encuentren en ella los medios para su desarrollo personal. Esto ultimo es, en el hecho, algo utopico; ya que no existe modelo social que logre colmar los anhelos de todos sus miembros. ?Como se soluciona esto? Lo primero que se debe tener en cuenta es que las instituciones sociales deben estar orientadas en todos sus aspectos hacia la persona humana y su desarrollo individual y colectivo.

Esto se debe a que el hombre es anterior a cualquier sociedad organizada. Teniendo muy claro el lugar primordial de la persona, la sociedad ha buscado la forma de organizarse. Hoy en dia, esa forma se llama Estado86; que, a su vez, tiene una organizacion propia tendiente al fiel cumplimiento de los fines que le son propios. El primer fin del Estado, en consecuencia, es el servicio de la persona humana. El segundo es garantizar la adecuada autonomia de los grupos intermedios. El tercero es propender al bien comun. Sobre el primero y el segundo fin del Estado nos referimos al tratar la dignidad humana la familia respectivamente, razon por la cual nos remitimos a ello. El tercero lo analizamos a continuacion. El bien comun El respeto a la dignidad humana es el fundamento de la servicialidad del Estado y su proteccion y propension al desarrollo de los grupos intermedios. Esto implica reconocer que cada persona individualmente considerada debe ser respetada como tal, creando una institucionalidad acorde con ese proposito. Pero, a su vez, el hombre es un ser social; por lo que la sociedad tambien requiere condiciones de estabilidad que tiendan al bienestar de sus miembros.

El problema se da cuando, en aras del bienestar social, se sacrifican los legitimos derechos individuales que se contraponen a los de la mayoria. Es aqui donde el bien comun adquiere relevancia. La clave del bienestar social esta en que cada sociedad se organice de tal manera que pueda satisfacer las necesidades e intereses de todos sus miembros mirados en conjunto, sin sacrificar aquellos de cada individuo en particular; pero cuando ello no sea posible, deben existir mecanismos de reparacion para aquel que se ha visto menoscabado en beneficio de la comunidad.

Sabemos que, al menos hoy, la sociedad se ha organizado en el Estado; el cual, a su vez, tiene un orden interno para la consecucion de sus objetivos. El derecho es el conjunto de normas juridicas que organiza la administracion del Estado, la relacion de este con los particulares y las relaciones de estos ultimos entre si, con el objeto de lograr el bien comun y su armonia con los intereses particulares de cada individuo que forma parte de la sociedad.

El bien comun esta constituido por el conjunto de normas, directrices e instituciones sociales –desde las mas elementales a las mas complejas—que, ordenadas de manera armonica, buscan garantizar un adecuado orden social que propenda a la paz, el respeto mutuo, la prosperidad y la generacion de oportunidades. Todo ello, para que las personas que componen un determinado grupo social puedan desarrollarse, en libertad, de la manera plena posible, pero siempre en armonia con el adecuado respeto a los derechos y deberes de los demas miembros de la sociedad.

Sobre el primero y el segundo fin del Estado nos referimos al tratar la dignidad humana y la familia respectivamente, razon por la cual nos remitimos a ello. El tercero lo analizamos a continuacion. El bien comun El respeto a la dignidad humana es el fundamento de la servicialidad del Estado y su proteccion y propension al desarrollo de los grupos intermedios. Esto implica reconocer que cada persona individualmente considerada debe ser respetada como tal, creando una institucionalidad acorde con ese proposito. Pero, a su vez, el hombre es un ser social; por lo que la sociedad tambien requiere ondiciones de estabilidad que tiendan al bienestar de sus miembros. El problema se da cuando, en aras del bienestar social, se sacrifican los legitimos derechos individuales que se contraponen a los de la mayoria. Es aqui donde el bien comun adquiere relevancia. La clave del bienestar social esta en que cada sociedad se organice de tal manera que pueda satisfacer las necesidades e intereses de todos sus miembros mirados en conjunto, sin sacrificar aquellos de cada individuo en particular; pero cuando ello no sea posible, deben existir mecanismos de reparacion para aquel que se ha visto menoscabado en beneficio de la comunidad87.

Sabemos que, al menos hoy, la sociedad se ha organizado en el Estado; el cual, a su vez, tiene un orden interno para la consecucion de sus objetivos. El derecho es el conjunto de normas juridicas que organiza la administracion del Estado, la relacion de este con los particulares y las relaciones de estos ultimos entre si, con el objeto de lograr el bien comun y su armonia con los intereses particulares de cada individuo que forma parte de la sociedad.

El bien comun esta constituido por el conjunto de normas, directrices e instituciones sociales –desde las mas elementales a las mas complejas—que, ordenadas de manera armonica, buscan garantizar un adecuado orden social que propenda a la paz, el respeto mutuo, la prosperidad y la generacion de oportunidades. Todo ello, para que las personas que componen un determinado grupo social puedan desarrollarse, en libertad, de la manera plena posible, pero siempre en armonia con el adecuado respeto a los derechos y deberes de los demas miembros de la sociedad.

El bien comun, en consecuencia, implica que los miembros de una sociedad no solo tienen derechos, sino tambien deberes que deben cumplir y que los demas pueden exigir. Solamente de esa forma habra bienestar social. Ahora bien, ? como debe ser la participacion del hombre en la vida social? El primer aspecto de la participacion social de los miembros de una sociedad, es decir, sus ciudadanos, esta en darle gobernabilidad.

Para ello se requiere contar con autoridades dotadas de poderes suficientes para dirigir la vida social en todo aquello que no le corresponda a los grupos intermedios, y exigir el cumplimiento de ciertas conductas a las personas que no podran rehusarse a ello. Esto se realiza mediante un ordenamiento juridico adecuado. Sin gobernantes dotados de facultades de administracion, que puedan dictar normas de aplicacion general, no puede haber sociedad. A su vez, la correspondiente obligacion de obediencia de los ciudadanos es la base del bien comun; puesto que, de lo contrario, no podria existir convivencia civilizada.

Ahora bien, cada autoridad debe cenirse estrictamente al cumplimiento de aquello que esta en la esfera de su competencia, mirando siempre el bien comun y respetando la dignidad de la persona humana. Asi, de sus actos debe dar cuenta a la ciudadania que, en definitiva, es la que legitima su actuar. Para que los ciudadanos den gobernabilidad a la sociedad de la cual forman parte, es necesario una activa participacion en la eleccion de las autoridades. De lo contrario, estas careceran de legitimidad ante el pueblo al igual que los actos que ejecuten89.

Quien no participa en la eleccion de sus autoridades no tiene el derecho moral de exigir de estas tal o cual conducta puesto que, voluntariamente, se ha marginado de este proceso. El segundo requisito para darle gobernabilidad a una sociedad es que sus ciudadanos exijan de sus gobernantes un comportamiento ejemplar, puesto que estan para servir y no para ser servidos. Las conductas contrarias a la dignidad e investidura de los cargos que ostentan las distintas autoridades deben ser duramente castigadas por la ciudadania cuando deban renovar sus mandatos en las elecciones que correspondan. CUALES SON LOS ELEMENTOS DEL BIEN COMUN? El bien comun esta compuesto por 3 elementos claves, a saber: a) Un profundo respeto a la persona humana y sus derecho fundamentales. Hemos senalado que el bien comun y el bien individual no son opuestos, sino complementarios. Esto implica que no se puede pasar a llevar los derechos fundamentales de la persona humana so pretexto que ello es en beneficio de la sociedad toda. El argumento radica en la dignidad humana que posee cada persona que integra la comunidad.

Esto implica que las autoridades deben propender a la realizacion personal de cada uno de los miembros de la sociedad a su cargo, respetando la libertad de cada uno a fin que elija su destino y los medios con los cuales piensa llegar a cabo su vocacion. Asimismo, debera propender a la creacion de mecanismos eficientes que garanticen la complementacion entre el bien individual y el comun; cuidando, especialmente, de no involucrarse en la vida privada de las personas sino cuando ello devele una real e inminente necesidad social (por ejemplo, la investigacion de un delito). ) El bienestar social. Sabemos que el hombre no puede desarrollarse en la miseria, por lo que las autoridades deben extremar sus esfuerzos por erradicar este flagelo, creando condiciones para que los miembros de la comunidad a su cargo encuentren en su seno los elementos que les permitan alcanzar la prosperidad material y espiritual. Para ello, no basta solamente con lo basico (aunque, objetivamente, en algunos lugares esto incluso constituye un logro) como alimentacion, vestuario, vivienda, salud y educacion.

Una sociedad madura y bien organizada debe establecer condiciones que permitan a los hombres alcanzar mayores grados de bienestar. Esto se consigue amparando y fortaleciendo a los grupos intermedios y reconociendo otros derechos de la naturaleza humana; que, aunque no indispensables para vivir, mejoran notablemente la calidad de vida (la libertad de desplazamiento, asociacion, expresion, trabajo, derecho de propiedad, etc. ; el fortalecimiento de la familia, la cultura, etc. ). En definitiva, no se trata solamente de vitar la miseria sino de conquistar la prosperidad. c) La paz. Esto implica estabilidad social, politica, economica y juridica con reglas claras que permitan al hombre desenvolverse con tranquilidad en sus quehaceres diarios. Asimismo, la autoridad debe defender a sus ciudadanos de agresiones externas e internas; mediante medios legitimos que permitan la prevencion, disuasion y represion, segun el caso, de conductas expansionistas de potencias extranjeras y de actos terroristas o delictuales ocurridas al interior del grupo social.

El fundamento antropologico esta en el hecho que la paz es un bien y el hombre tiende por naturaleza a lo bueno. Sin paz no existe desarrollo personal ni social posible, porque lo contrario equivale a destruccion. Basta con observar las grandes emigraciones de personas desde zonas azotadas por la guerra: es el mas claro ejemplo para demostrar que, sin paz social, no existe bien comun, porque la base de la sociedad esta desarticulada y corrompida.

Finalmente, asi como el hombre es un ser social, cada sociedad depende de las otras para el bienestar de todos sus miembros. La globalizacion, hoy en boga, busca la permanente cooperacion entre las naciones para la satisfaccion de las necesidades comunes y particulares de cada pueblo propendiendo a un bien comun universal cuyo logro dependera de la organizacion que los distintos paises logren articular en beneficio de la humanidad, respetando la idiosincrasia de cada pueblo.