Antígona

Antígona: Sofocles vs. Anouilh A pesar de que los hechos son los mismos, existe una serie de sutiles divergencias entre ambas versiones: Antígona En la tragedia clásica original: Antígona debe enterrar a su hermano, aunque ello conlleve la muerte, porque tiene que cumplir la ley de los dioses, que dicta que los humanos han de ser enterrados para alcanzar las mansiones del Hades.

Por tanto, lo que se plantea es un conflicto entre la ley de los hombres, dictada por Creonte, y la ley de los dioses, defendida por Antígona Quizá no enterraría a su hi’o or ue uede engendrar otro; quizá no enterraría a su m debe enterrar a su h sus entrañas no eng Antígona de Anouilh: OF3 o er a casarse; pero es están muertos y mano Obra escrita en el siglo XX, durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que los dioses desaparecen de la ecuación Anouilh no es capaz de encontrar, a mi juicio, un elemento que los pueda sustituir, por lo que el personaje de Antígona pierde fuerza Su acto es un tipo de desobediencia civil, pero sus razones no están todo lo bien definidas que podrían. El enfrentamiento entre Antígona y Creonte, violentísimo en

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
a tragedia griega, se decanta del lado de Creonte, que anula a Antígona. NOTA: Es u Swige to vlew next page una posibilidad que esta fuera precisamente la intención de Anouilh, mostrar cómo el poder corrupto vence siempre al individuo.

Pero eso no es tragedia propiamente dicha Creonte El Creonte de Sófocles: Es obstinado y soberbio Él se considera en posesión de toda la verdad y la razón, y condena a Antígona desde un principio Esta obstinación aparece en el enfrentamiento con Antígona y en el enfrentamiento con su hijo Hemón (que es también un nfrentamiento generacional) El Creonte de Anouilh: Es más complejo, no es un soberbio, es un cínico Conoce perfectamente lo que el poder conlleva, las terribles decisiones que hay que tomar y las mentiras que hay que contar y lo que es peor, lo lleva francamente bien En un principio, él intenta salvar a Antígona Sin embargo, Antígona quiere aceptar la responsabilidad de sus actos El enfrentamiento es más débil, pero resultan muy interesantes las reflexiones de Creonte sobre el poder y sobre la familia de Edipo.

Creonte intenta convencer a Antigona de que no se deje matar ontándole la verdad sobre Etéocles y Polinices: ambos hermanos eran crueles y frívolos y ya habían intentado, en tiempos de Edipo, tomar el poder Creonte confiesa que, para calmar al pueblo, debía ensalzar a uno y hundir a otro Por otro lado, Creonte hace una reflexión (metateatral) sobre la familia de Edipo, que resulta muy atractiva a cualquiera que una reflexión (metateatral) sobre la familia de Edipo, que resulta muy atractiva a cualquiera que haya leído Edipo, Rey. Critica el carácter trágico y trascendental de todo lo que rodea a la familia e los labdácidas («A vosotros no os es suficiente lo humano») y ensalza su imperfecta y humilde humanidad («Si a mí me dice un pastor que tiene información sobre mi incierto origen, lo habría mandado lejos»).

Concluye diciendo: «Y lo más normal cuando uno se entera de que ha matado a su padre y se ha casado con su madre es reventarse los ojos y salir con los niños a mendigar por los caminos», a lo que Antígona responde: «Él era como yo, llegamos siempre hasta el final». Creonte es, sin duda, lo mejor que tiene la Antígona de Anouilh. Ambas Antígonas, la de Anouilh y la de Sófocles, son dos grandes obras de la literatura occidental. Prácticamente iguales pero completamente distintas, están concebidas para distintos propósitos: el respeto a los dioses y sus leyes en la obra del clásico griego, la llamada a la desobediencia civil en una Europa dominada por la Alemania nazi en el caso del dramaturgo francés. Personalmente, me decanto por la obra de Sófocles, que es uno de los mejores escritores de teatro de toda la historia de la literatura, muy pocos pueden igualarle 3 DE 3