al andalus

COLEGIO ESPAÑOL PADRE ARRUPE Materia: Geografía e Historia de España Grado: 7c Sección: «3» Tema: El ISLAM EN LA PENÍNSULA IBÉRICA: AL ÁNDALUS Maestro: Héctor López Alumna: Daniela Nicole Anzora López Fecha de entrega: 1 3 NDICE p PAG. INTRODUCCION…. OBJETIVOS…. AL ANDALUS………. 1 LA CONQUISTA MUSULMANA…. 3 LA RECONQUISTA CRISTIANA….. 8 CALIFATO DE 10 EMIRATO 12 EMIRATO INDEPENDIENTE….. CONCLUSIÓN.. BIBLIOGRAFIA…….. .20 INTRODUCCION Córdoba y posteriormente en el Córdoba independiente del Califato Abasí.

Con el avance de la Reconquista iniciada por los cristianos de las ontañas del norte peninsular, el nombre de Al-Ándalus se fue adecuando al decreciente territorio bajo el dominio musulmán, cuyas fronteras fueron progresivamente empujadas hacia el sur, hasta la toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492, que puso fin al poder islámico en la península ibérica, aunque la mayor parte de la población musulmana quedó en la península, unos convirtiéndose al catolicismo y otros, con creencias más arraigadas, marcharon a las cumbres de Sierra Nevada. Economía y sociedad de Al- Ándalus Economía.

Las características más importantes de la economía islámica son: Es esencialmente urbana: tiene como centro el desarrollo de las ciudades y de las profesiones que el crecimiento urbano lleva consigo, es decir, la artesanía

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
y el comercio. Las ciudades existentes desde la época visigoda recibieron nueva vida. Los centros de importancia, entre los que se puede señalar: Córdoba (con un gran número de habitantes), Sevilla (comarca fértil y bien situada con relación al comercio norteafricano), Algeciras, Málaga, Granada, Murcia, Valencia, Mallorca, Mérida, Badajoz, Toledo.

Casi todas las ciudades estaban amuralladas y poseían una mezquita cerca de la cual se sitúa el zoco o barrio omercial. Fuera de las murallas quedan los arrabales. El Zoco es el mercado permanente o periódico que puede tener lugar en cualquier calle, aunque generalmente se realiza periódico que puede tener lugar en cualquier calle, aunque generalmente se realiza en las plazas y sobre todo en las proximidades de la mezquita mayor de cada ciudad. – La agricultura era otro de los pilares de la economía de Al- Andalus. Introdujeron nuevos cultivos como la berenjena, la alcachofa, la endibia, el espárrago… y nuevas frutas como la granada, el melón y los albaricoques. Flores como el alhelí, la osa, la madreselva y el jazmín; probablemente la caña de azucar, aunque conocida desde antiguo, también fue popularizada, y mejorado el método de extracción del azucar. Muchos de los cítricos que conocemos entraron en la península vía Al-Andalus. El tráfico de esclavos. De diferentes orígenes oriente medio y el este de Europa, mayoritariamente se exportaron a Al- Andalus en gran cantidad para después venderlos a los gobiernos musulmanes del norte de áfrica o la península arábiga. LA CONQUISTA MUSULMANA DE LA PENINSULA IBERICA HISTORIA En el aho 711 las tropas de Tarik. lugarteniente de Muza, gobernador de Ifriquiya) cruzan el estrecho y aprovechando la ausencia de D. Rodrigo que estaba en el norte en una campaña contra los vascones, inicia la penetración sin resistencia de la población de Andalucía. Esto corrobora los pactos con los witizanos y el apoyo de la población judía. Derrotado y muerto D. Rodrigo en Guadalete, llegan hasta Toledo que les abre las puertas (allí estaba Oppas. el hermano de Witiza).

En el año 712, se inicia la conquista sistemática: Muza pasa a Hispania con más contingentes y 30F Witiza). Hispania con más contingentes y va tomando las principales iudades: Sevilla, Carmona, Mérida, Toledo, Zaragoza, Pamplona, donde llegaron en el año 714. 3 Tariq y Muza en ese año se dirigieron hacia Damasco para dar cuenta de su actuación y al frente del gobierno quedaba Abd al- Aziz que aumentó las conquistas peninsulares hasta Zaragoza y Coimbra. Sus sucesores llegaron a Barcelona en el año 718 y a Toulouse en el año 721.

En los primeros momentos los musulmanes no innovan, al igual que lo habían hecho en otras zonas conquistadas (bizantinas y persas) aceptan la organización existente y se superponen a ella; de hecho sustituyen a los reyes visigodos y, como ellos, ncontrarán dificultades para asegurar el dominio en las zonas del norte del la Península. Los dominios visigodos de las Galias no fueron ocupados hasta el año 720: Al Samh entró en Narbona y puso fin al dominio del noble Ardón en esas tierras.

Los intentos de penetrar en Aquitania fracasaron por las divisiones del Islam, a pesar de la ayuda prestada por nobles francos enemistados con Carlos Martel, quien derrotó a los árabes en Poitiers. Esto supuso en breve plazo el repliegue de los árabes a los Pirineos, tras el avance franco en el sur de Francia por Pipino el Breve ( el padre de Carlomagno) en Septimania y Provenza. Los primeros 50 años de la historia del Al Andalus, hasta la fundación del Estado Omeya , se caracteriza, fundamentalmente, por dos hechos fundamentales: 1.

La expa PAGF40F Omeya , se caracteriza, fundamentalmente, por dos hechos fundamentales: 1. La expansión del dominio musulmán: los pactos y la tributación. 2. A partir del año 732 la oposición de las primeras tensiones entre árabes y bereberes (en torno a la ocupación y el reparto de las tierras) que desembocarían en la crisis de los años 741-755. 4 DISTRIBUCION GEOGRAFICA DEL ASENTAMIENTO DE LOS MUSULMANES – Los árabes (baladiyum) venidos con Muza se instalaron en zonas e llanura, en torno a los valles de los grandes ríos y en lugares próximos a las costas mediterraneas andaluzas y en las huertas levantinas.

Cogieron las mejores tierras. – Los bereberes se quedaron en lugares más afines con su antiguo hábitat marroquí, ocuparon zonas de elevada orografía, tanto en el Centro, Sistema Central, Extremadura como en Andalucía Serranía de Ronda. – Los sirios procedentes de los ‘Yund» acantonamientos militares de Siria o Egipto que pasaron a la península para ayudar a reprimir la sublevación de los bereberes del año 741, fueron asentados en zonas del sureste de Andalucía, de forma muy imilar a la situación que anteriormente tenían en sus pa[ses de origen.

CAUSAS DE LA CONQUISTA MUSULMANA: Se basaban en la conjura de judíos y witizanos o en la venganza del Conde D. Julián, gobernador de Ceuta, al ser su hija deshonrada por D. Rodrigo. Se enmarca en dos hechos fundamentales: 1- La penetración del poder musulmán en la Península Ibérica tiene lugar en el contexto de guerra civil entre los witizanos y D. Rodrigo (candidato apoyado por la noble lugar en el contexto de guerra civil entre los witizanos y D. Rodrigo (candidato apoyado por la nobleza). 2- Dentro del contexto de la expansión del Islam.

CONSECUENCIAS DE LA CONQUISTA MUSULMANA La Península Ibérica fué sometida al Islam de dos maneras: por las armas: una vez vencida una plaza se firmaba capitulación, la población no podría abandonar la ciudad y perdían sus bienes, que pasaban a ser parte del bot[n y entraban en servidumbre. Por pactos: bien con la población (caso de Mérida, de Sevilla, de Córdoba). Las ciudades conservaron así sus leyes, su organización política, su religión y eran sometidas al pago de impuestos que la ley musulmana imponía a los no musulmanes.

O bien con particulares, de los que conocemos casos como el de Teodemlro: uncionario visigodo que gobernaba una amplia zona de Murcia y Alicante. Conservó sus riquezas, su poder y sus posesiones eran hereditarias, pasaron a su hijo Atanagildo. A cambio, tenía un vínculo de fidelidad personal con los árabes. La mayor parte del territorio permaneció en manos de los indígenas, pues la mayoría de la nobleza pactó con los musulmanes, quienes, prefirieron proteger sus dominios a costa de perder cierta independencia. Las tierras tomadas por las armas fueron repartidas: un quinto (jums) pasó a manos del estado y el resto se repartió entre los conquistadores siguiendo dos modalidades: en pleno dominio o omo una cesión por parte del estado, que implicaba el usufructo de éstas (IQTA territorial), una especie de «beneficio» implicaba el usufructo de éstas (IQTA territorial), una especie de «beneficio» 7 RECONQUISTA CRISTIANA Se le dice Reconquista al proceso histórico en que los reinos cristianos de la ibérica buscaron el control peninsular en poder del dominio musulmán.

Este proceso tuvo lugar entre los años 722 y 1492. El avance de los reinos cristianos en la peninsula ibérica fue un proceso lento, discontinuo y complejo en el que se cambiaron períodos de expansión con otros de estabilización de fronteras en el que muchas veces diferentes reinos o núcleos cristianos siguieron también ritmos de expansión distintos, a la vez que se remodelaban internamente a lo largo del tiempo y a la vez que, también, cambiaba internamente la forma y fuerza del poder musulmán peninsular al que se enfrentaban.

Igualmente la expansión conquistadora estuvo esparcida de continuos conflictos y versátiles pactos entre reinos cristianos, negociaciones y acuerdos egionales musulmanes y, 7 OF llamado Califato Omeya de Córdoba o Califato de Occidente, fue un estado musulmán andalusí proclamado por Abderramán III en 929. El Califato puso fin al emirato independiente instaurado por Abderramán en 756 y perduró oficialmente hasta el año 1031, en que fue abolido dando lugar a la fragmentación del Estado omeya en multitud de reinos conocidos como taifas. or otro lado, la del Califato de Córdoba fue la época del máximo esplendor político, cultural y comercial de Al-Ándalus. ECONOMIA: La economía del Califato se basó en una considerable capacidad económica -fundamentada en un comercio muy importante-, una industria artesana muy desarrollada y técnicas 10 agrícolas mucho más desarrolladas que en cualquier otra parte de Europa. Basaba su economía en la moneda, cuya acuñación tuvo un papel fundamental en su esplendor financiero.

La moneda de oro cordobesa se convirtió en la más importante de la época, siendo probablemente imitada por el Imperio carolingio. Así, el Califato fue la primera economía comercial y urbana de Europa tras la desaparición del Imperio romano. La última etapa del Califato se caracterizó por la dictadura militar de Almanzor, aristócrata que dominó el califato de Hisham Su poder se basó en sus éxitos militares frente a los reinos cristianos, con continuas razias que le proporcionaban prestigio ersonal y recursos económicos.

A la muerte de Almanzor en el 1002, sus hijos no supieron mantener la autoridad. El enorme coste de un ejército mercenario que 80F supieron mantener la autoridad. El enorme coste de un ejército mercenario que dejó de obtener victorias y botines de guerra, y la falta de cohesión entre los clanes árabes, bereberes y eslavos, debilitó su poder. Estallaron las tensiones. La aristocracia árabe se subleva contra Ab al-Rahman Sanchuelo, segundo hijo de Almazor que se autoproclamó Califa.

Los bereberes se enfrentaron a los árabes con ayuda de Castilla a la que ceden plazas fronterizas; os eslavos, con ayuda de los condes catalanes a quienes pagan, contra otros grupos. 11 EMIRATO DEPENDIENTE Tan pronto como vieron la posibilidad de mantener el control en la Pen[nsula, los árabes organizaron este territorio políticamente, como una parte más del gran califato. Aunque en un principio el interés por la Península Ibérica se había limitado a conseguir botín, cambiaron de opinión tras la derrota sufrida en Poitiers.

En efecto, los invasores no tenían idea de crear una colonia de poblamiento, sino de explotación, pero al ser vencidos por los francos en Poitiers en el año 732, comprendieron que se les cababan las posibilidades 12 de conseguir más botines y se plantearon el asentamiento definitivo en la Península. Al-Ándalus fue una provincia del Califato omeya con capital en Damasco, hasta el año 750, cuando los Abbasies acabaron con los omeyas. Como provincia tenia un emir o gobernador.

El primero fue designado por el califa, y los siguientes fueron nombrados por la autoridad cercana que t erza, que no era siempre el califa. La inestabilidad d nombrados por la autoridad cercana que tuviera más fuerza, que no era siempre el califa. La inestabilidad de los nombramientos se hace patente si se tiene en cuenta que en los cuarenta y cinco ños del emirato dependiente se sucedieron 21 gobernadores. La tarea de los emires dependientes fue la de controlar el territorio para organizar el nuevo estado.

Se trataba de implantar la nueva forma política, religiosa y económica de la administración califal. Necesitaban promover la convivencia con los autóctonos hispano-godos, por ser los Invasores una minoría frente a una mayoría autóctona. Los problemas fueron mayores entre los propios invasores, al ser de procedencia muy diversa: árabes, bereberes y sirios Una vez terminada la etapa de toma de botín, los soldados bereberes se ebelaron, y hubo que llamar a los sirios para sofocar la revuelta, pero éstos, a su vez, se mostraron exigentes en sus peticiones.

La convivencia y adaptación entre las comunidades invadida e invasora se vio favorecida por una contracción demográfica y una abundancia de tierras libres. Los antiguos campesinos dependientes de los latifundistas godos se vieron libres, y fue este grupo social de los pobres campesinos el que sufrió una transformación más profunda. De hombres dependientes pasaron a ser libres, de hablar 13 en latín pasaron a hablar en árabe, y de ser cristianos pasaron a ser musulmanes. 0 DF 13