01 LAPRIMERARECOMPENSA wss

01 LAPRIMERARECOMPENSA wss gy ancspar I $eopa,1A 10, 2016 52 pagcs 30 WILLIAM SOTO SANTIAGO Así es que cuando Uds. clamaron metidos en la Edad de Laodicea, ¿cómo clamaban Uds.? «Señor, ¿y cuál es la verdad? unos dicen una cosa, otros dicen otra, por aquí se oyen tales rumores, esto y lo otro. Señor, queremos saber la Verdad, ilibértanos, señor, de tanta confusión! » ¿Ve? ¿Y qué puede decir El? : «He oído el clamor de Mi pueblo. » Y si ha oído el clamor de su pueblo acá; el Sv. içx to de su pueblo, los 144. 0 Ya Uds. están seguro completamente; aho protestando cada ve cosas acontezcan co Gloria del Señor. PACE 1 ors2 llé no ha el n lo escuchará. ertados blo de Israel: s bien dejen que las , y Uds. verán la De un momento a otro sabemos que el mensaje regresa a los Judíos, y que todos nosotros lo llevaremos a los Judíos. En cada Edad cada grupo con su mensajero llevaba el mensaje en la Edad que le correspondía. Y nosotros en la Edad en que estamos nos ha sido encomendado llevar el Mensaje hasta donde haya que llevarlo. iOh! ?Para dónde va

Lo sentimos, pero las muestras de ensayos completos están disponibles solo para usuarios registrados

Elija un plan de membresía
el Mensaje? ¿El que tenemos? Va rumbo a Palestina. ¿Quién lo va a llevar para allá? Ud. y yo. oditos juntos lo vamos a llevar, trabajaremos todos juntos, no solamente para beneficio uestro, Sino para que también llegue allá, y sean libertados libertados nosotros. Fuimos libertados de la segunda dispensación, porque ya habla terminado; la primera dispensación terminó hace casi dos mil años, y ellos todavía están cautlvos en esa dispensación; pero hemos sido escogidos para llevar el Mensaje a Judíos.

Así como los Judíos trajeron el Mensaje a los gentiles, los gentiles se lo llevan a los Judíos. Por lo tanto entonces ya Ud. puede estarse dando cuenta como el trabajo en la obra del Señor será enfocado hacia Palestina. Yo no cómo será, cómo se desarrollaré todo, pero yo sé que estas cosas ue Dios nos ha dado en nuestro idioma, van a ser entendidas y sabidas en el idioma de los 144. 000. Así es que de alguna manera Dios va proveer todo, para que lo que tiene que ser pasado al idioma de ellos, sea pasado, no sé cómo; yo mismo no sé ni el español muy bien. abe, pero el que sabe todas las cosas dijo: ¿Quién hizo al mudo? ¿Quién hizo al sordo? ¿Quién hizo al ciego? Así que de la manera que Dios lo predestinó y escogió, así va a llegar el Mensaje a donde tiene que llegar y van a entrar en su año de Jubileo. LA PRIMERA RECOMPENSA Por William Soto Santiago 28 de enero de 1977 Servicio de Carpa Cayey, Puerto Rico Muy buenas noches amados hermanos, el Señor nos continúe bendiciendo a todos en e oche en que podemos 2 OF congregarnos para adorar para adorar a nuestro Dios.

Es algo maravilloso lo que Dios está haciendo en estos días; y como ya he dicho en otras ocasiones: algún día Ud. sabrá lo importante que esté sucediendo. Lo importante para Ud. Vamos a buscar en nuestras Biblias, Apocalipsis capítulo 2, y leeremos el verso 7, donde nos dice: «El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice á las iglesias. Al que venciere le daré á comer del árbol de la vida, el cual está en edio del paraíso de Dios. Al que venciere, daré á comer del árbol de la vida, el cual está en medio del para(so de Dios. Oremos al Señor. Dios Eterno, aquí ante Tu presencia estamos en esta noche, Te adoramos y Te Glorlficamos. iOh, Señor! y Te rogamos hables a nuestros corazones en esta noche, y nos edifiques a todos. En tus manos estamos, y Te lo ruego todo en el Nombre Hijo de David: William Marrion Branham. Amén, amén. Pueden sentarse. Para esta noche vamos a entrar a un tema que no sabemos en cuántos mensajes, o en cuántas ocasiones podamos terminarlo, y el tema es: «LA RECOMPENSA GLORIOSA. » O si Ud. uiere invertirlo, puede decir: «LA GLORIOSA RECOMPENSA. » Como leímos aquí en Apocalipsis capítulo 2, verso 7, esta Escritura nos habla y nos dice: «Al que venciere le será dado á comer del árbol de la Vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. » Ahora, ya Uds. pueden ver que ésta es la promesa que Dios le hace a los vencedores en esta Edad de Efeso, y pueden ver que ésta es la promesa que Dios le hace a los vencedores en esta Edad de Efeso, y encontramos que en cada una de las Edades, al finalizar el Mensaje de cada una de Edades.

Al finalizar Dios de hablarle a cada una de las Edades, les 4 WI LIAM SOTO SANTIAGO dice: «El que tiene oído para oir, oiga lo que el Espíritu dice;» y entonces le es dicho algo muy importante para los que tienen oído para Por ejemplo, aquí vemos a la segunda Edad de la Iglesia, en la segunda Edad de la Iglesia, al final dice (a la Edad de Esmirna): «El que tiene ordo, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias, el que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte. Y allí Ud. encuentra a través de las diferentes Edades, que al final es dicho: «El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias, al que venciere… » Y a cada una le es dada una promesa, na recompensa para los vencedores en esos tiempos. Ahora, así Ud. puede ver las Siete Edades de la Iglesia, y en las Siete Edades de la Iglesia, para los vencedores de las Siete Edades la Iglesia hay una recompensa para cada uno de los vencedores.

Y encontramos que el que vino primero recibirá la recompensa para esa Edad primera, pero el que viene en la segunda Edad, el viene en segundo lugar recibe la recompensa que le es dada para vencedores en ese tiempo, y además recibe la recompensa que le había sido dada también a había Sido dada también a los vencedores anteriores, o sea, que ya los encedores de la segunda parte o de la segunda etapa o de la segunda Edad, ellos reciben una doble recompensa; los de la tercera reciben una triple recompensa, y así por el estilo, cada vencedor recibe lo le toca a él, más lo que le tocó a los vencedores anteriores.

Ahora, una cosa que Ud. debe notar, es que los vencedores de cada una de las Edades, ellos partieron en cada una de sus Edades sin ellos haber recibido la recompensa, porque el tiempo de ser repartida la recompensa a cada vencedor, es el tiempo final. Es al final de Edades que entonces se les reparte la Recompensa a los vencedores; ?y cómo será que le será repartida la recompensa a los vencedores? Ud. podría pensar: «Bueno, pues empezará a repartir por los de la primera Edad. » Pero conforme a la Palabra del Señor, los primeros son los postreros, y los postreros son los primeros.

Entonces, ¿quienes son los primeros que comienzan a recibir esas recompensas que están ahl? Los que viven en lo postrero de los tiempos, por lo tanto esos son Uds. Por lo tanto, todas esas promesas que hay en la Palabra de Dios, los primeros que participan de ellas, son los escogidos que estén vivos aquí en la tierra. Ahora, entienda Ud. bien sto, porque los primeros son postreros, y los postreros son primeros. Aho s OF entienda Ud. bien Ahora fÜese, encontramos que cualquier persona que allá en el 29 pueblo Me servirá. » ¿Ve? ?Dónde es que servimos a Dios en este tiempo y adoramos a Dios? ¿En la Edad Luterana, Wesleyana, Pentecostal? No, en la Edad de la Palabra conforme al orden correspondiente para la Edad de la Piedra Angular, para esa Edad Perfecta. Y como se hace ahí, se hará por toda la Eternidad, porque es una Edad Eterna, con un Nombre Eterno y todo lo que hay allí es Eterno, y la gente que son de allí, son eternos también, por lo anto, entonces ya Uds. pueden ver la gran bendición que nos ha tocado nosotros haberla escogido, sino que El nos escogió para ese Lugar, para esa Edad Eterna. or lo tanto entonces todo lo que Dios vaya a hacer en el presente o en el futuro, lo hace con el grupo de esta Edad Eterna; con ese grupo que El hace lo que vaya a hacer en el presente y en el futuro; porque en cada Edad Dios hizo lo que habría de hacer a través del grupo de cada Edad, usando el mensajero de cada Edad y el grupo de cada Edad unido al mensajero, y así es en esta Edad Eterna: Lo Dios vaya hacer en el pres on este grupo, y lo que OF vaya es más que grande, y más que glorioso para nosotros. Bueno, entonces «La Gloriosa Recompensa» o «La Recompensa Olorosa. Y como hemos visto en esta noche, realmente es algo más que glorioso. Es una Recompensa más que gloriosa lo que El prometió y lo que está cumpliendo para nosotros en esta hora en nosotros vivimos. Dios nos bendiga a todos en esta noche. No sé ni qué hora es, porque mi reloj se dañó, ya estaba viejito y se dañó. Ahora para saber la hora que es, y para Ud. saber la hora que es, va a tener que mirar al reloj de Dios. Sabe Ud. que yo estaba mirando, hoy el Señor me puso a vista para que mirara el reloj de Dios, y estaba viendo que es bastante tarde.

Y estaba viendo que El ya estaba encaminando las cosas para que vengan los 144. 000. En el reloj de Dios es más tarde de lo que Ud. se está imaginando. Así es que conforme al reloj de Dios tendré que caminar entonces entre Uds. , y en todo lo que Dios quiera hacer en esta hora en que estamos nosotros viviendo. Así es que Dios envió a Moisés cuando Dios escuchó que el pueblo empezó a clamar. Cuando Dios empezó a oir que el pueblo comenzó a clamar, Dios dijo: «He descendido y oído el clamor de Mi pueblo; yo he descendido para libertarlos. 8 WI LIAM SOTO SAN IAGO estado tomándola, porque alcance de cada escogido. extiende su mano espiritual, su mano de fe, y la toma y come del Arbol de la Vida. Bueno, entonces recuerde que son doce frutos. Tomó el primero y lo comió, pero cuando aparece el segundo no le gusta y no lo come, pues se quedó hasta ahí; pero son doce frutos. por lo tanto, el Fruto de ese Arbol, o los Frutos de ese Arbol es un Fruto o una Palabra un mensaje que lo abarca todo, porque doce es fundamento.

Entonces el Fruto de ese Arbol es el fundamento de toda la Eternidad; sobre el Mensaje, sobre el Mensaje del Reino estará fundada toda la Eternidad. Eso representa doce frutos: Fundamento. Todo lo presente y lo futuro estará fundado sobre el Mensaje, sobre la Palabra o sobre el Mensaje de la Edad de la Piedra Angular. Todo. Ese es el fundamento de todas las cosas que existirán por toda la Eternidad. iQué Gloriosa Recompensa! ¿Verdad? iOh! «La Gloriosa Recompensa» o «La Recompensa Gloriosa:» la de comer del Arbol la Vida.

Bueno, pero hay seis más que fueron dadas en las Edades la Iglesia; pero en otras ocasiones hablaremos de ellas, si es que Señor nos dirige a hablar de ellas, no sé. Algunas veces yo he comenzado algún mensaje, y yo sé que para oncluir todo el cuadro tendría que predicar una serie de mensajes; y algunas veces he predicado un sólo mensaje, y después hemos seguido en otra cosa, y aparentemente como que se nos ha quedado a media; pero yo no sé cóm on este te 8 OF aparentemente como que se nos ha quedado a media; pero yo no sé cómo será ahora con este tema: «La Recompensa Gloriosa. Si el Señor nos sigue dirigiendo para que la próxima ocasión hablemos sobre la Segunda Recompensa, pues hablaremos de ella, si no, yo no les puedo prometer nada, más todo sea desarrollado conforme al plan del Señor. Así es que con esta que hemos visto, esta Recompensa de esta noche, que nosotros somos los primeros en participar de ellas, en comer del Arbol de la Vida, hemos visto que es algo glorioso, no solamente leer la promesa que está ahí escrita, es también participar de ella.

Eso es lo grande y lo glorioso; y eso es para los vencedores de este tiempo, que han vencido a Laodicea saliendo de ella. ¿Ve? Han vencido a Laodicea y han salido de Laodicea. Ya no estamos en Laodicea, no somos de Laodicea, por supuesto el grupo que está arriba, el grupo que ha sido llevado a donde dijo: «Cuando regreses con el grupo, regresarás aqui mismo, y ahí Edén comiera del Arbol de la Vida, viviría eternamente, pero ¿qué sucedió allá?

Comieron del árbol de ciencia del bien y del mal, y entonces DIOS vino y envió dos querubines con sus espadas encendidas para guardar el camino que llevaba al Arbol de la Vida, cual estaba en el Huerto del Edén, no sólo en el Edén, sino en el Huerto del E-dén, en ése lu fico. Entonces encontramos qu el Edén, sino en el Huerto del Edén, en ése lugar en específico. Entonces encontramos que Adam y Eva fueron sacados fuera del Huerto del Edén, fueron sacados fuera del lugar donde estaba el Arbol de la Vida. Entonces es dicho: «No sea que extienda su mano y coma y viva para siempre. No que Dios no quisiera que el hombre viviera para siempre, pero lo que pasaba era que el hombre ya siendo un pecador, teniendo ese problema, imagínese, una persona con vida pecaminosa, y viviendo una vida de pecado, vivlr eternamente es el problema más grande para esa persona. Es como la misma tentación que el diablo le hizo al Señor, que le ofreció todos los reinos de la tierra. El diablo le dijo: «Mira, todos estos reinos son míos, y a quien yo quiero lo doy. ¿Quieres Tú ser Rey o el Emperador mundial? ¿Quieres serlo? Ah[ está! ienes la oportunidad; solamente haz una cosa: si Tú postrado me adoras, yo te doy todo. » Fíjese entonces, el Señor en ese reino que habría de recibir, ¿quién sería la persona que seria adorada? ¿Dios, o el diablo? Pero en el Reino de Dios, el cual será establecido aquí en la tierra, diablo no será adorado, sino que será adorado el Señor. Pero conforme al plan del diablo, él quer(a que el Señor tomara el reino, que El fuera Rey, y entonces la persona que sería adorada en ese Reino Mundial, sería el diablo. ¿Ve Ud.? Bueno, esa fue la proposición. No era una proposición de adorarlo p